Amaya

¡Basta de dramas inventados!

Eso me dije al darme cuenta de que vivía por inercia.

 

Desde entonces soy exploradora de vida. En concreto, de vida lenta. Diseño a diario la mía propia, y acompaño a personas y negocios ocupados a co-diseñar la suya.

 

Estoy convencida de que todos podemos lograr la calma. Mi intención es contagiar el poder que tiene hacerlo de manera preventiva, sin cambios bruscos, tomando conciencia, poniendo un poco de orden y disfrutando mucho de la imperfección.

 

Me he visto muchas veces en el caos, siento con mucha frecuencia que el día no da para más pero también he comprobado que, con muy poco, se puede disfrutar de un mayor bienestar tanto en la vida personal como en un negocio ¿sabes de lo que hablo?