Amaya

Me declaro exploradora de vida lenta. Sé que el camino a recorrer es muy largo pero ¡acepto el reto! Empezar la aventura escuchando a las emociones lo pone todo más fácil.

La segunda clave, en mi caso, está siendo diversificar proyectos pero con un eje común: ayudar a otras personas a mejorar su bienestar y vivir con algo más de calma.

En el trayecto: acompaño a pequeños emprendedores a crear proyectos tranquilos; ayudo a personas que, como yo, están enamoradas de Pinterest conocer como esta red puede ayudarles a mejorar su día a día; y acerco el bienestar y el autocuidado con talleres, encuentros y colaboraciones con marcas que despiertan nuestra parte más emocional.

Así es mi día día, haciendo malabares entre vida personal y profesional, y disfrutando del espectáculo con los cinco sentidos.